Facebook button Youtube button

Uno Mas de la Familia

Que bonito y amable nos parece ese perrito con esa carita en el escaparate de una tienda, nada más lejos de la realidad, al cabo de unos días ese perrito empieza a coger confianza, se hace caca y pis en el suelo, se come las puertas y el sofá, nos muerde, llora al dejarlo solo, pero esto no es lo peor, cuando ese perrito se haga adulto, aunque los problemas descritos se hayan solucionado, llegan otros que sin duda duran toda la vida ; las vacaciones, ¿donde dejamos al perro?, gastos y más gastos en veterinarios, llueva ,nieve o haga frío hay que sacar al perro a pasear, ¿tenemos tiempo suficiente para pasar con él? llega un bebé,…. en fin un montón de cosas a tener en cuenta antes de adquirir un perro.

No adquieras nunca un perro por compasión, piénsalo bien, medítalo y háblalo con el resto de la familia dado que ese ser vivirá alrededor de 15 años, y es nuestra obligación el proporcionarles un hogar digno.

Piensa que la mayoría de perros que hoy se encuentran en las protectoras de animales, o peor aún deambulando por carreteras, los han abandonado personas que no han tenido en cuenta las obligaciones que conlleva el adquirir un perro, yo estoy trabajando en el tema de recogida de animales de dos pueblos y me encuentro con  casos cada dia.

No se trata de desanimar a nadie, pero tener un perro implica mucho más que el simple hecho de darle de comer, necesita visitas al veterinario, tres salidas a la calle (viva o no en un chalé con jardín), y por supuesto imprescisdible una buena educación desde el principio.

Hace tan sólo un par de generaciones, nuestros perros vivían de forma muy distinta a como lo hacen hoy en día, habitaban en zonas rurales, salían cada día solos a pasear y se encontraban con sus congéneres, sólo estaban con nosotros a la hora de comer y de dormir, en fin… desde luego, no había conflictos.

Hoy, por el contrario, a cambio de una mayor longevidad, los perros no pueden salir a pasear solos, y mucho menos sin correa, viven dentro de pisos cada vez más pequeños, no se les permite ladrar, escarbar ni hacer todo lo que un perro debe hacer, cada vez tenemos menos tiempo para dedicar a nuestro amigo… es aquí cuando empiezan los problemas de conducta.