Facebook button Youtube button

Corrección de conductas no deseadas

En ocasiones los perros presentan problemas que hacen que nuestra relación con ellos o su relación con el mundo que les rodea sea muy difícil y complicada, algunos ladran constantemente, otros rompen cosas, muchos no controlan o pierden sus hábitos higiénicos, se comportan de forma agresiva con otros perros o personas, presentan ansiedad, miedo, fobias… Estos problemas pueden tratarse mediante una terapia de modificación/corrección de conductas que ayudan a nuestro perro, y que consiguen orientarnos a una vida más feliz tanto para él como para nosotros.

La corrección de conductas consiste en la eliminación de una o varios comportamientos que manifiesta el perro y que dificulta la convivencia en el núcleo familiar. Dichas conductas inadecuadas pueden deberse a diferentes factores y han de tratarse de forma específica, intentando averiguar el origen del trastorno para solucionarlo de la forma más efectiva posible.

Es completamente lógico y normal que nos preocupemos por nuestros animales de compañía, porque los queremos y porque sabemos que nos necesitan.

Al incorporarse el perro a la sociedad humana incorpora también esquemas propios que han de integrarse con los nuestros para hacer viable la convivencia. Esto implica cesiones por ambas partes. La más reciente incorporación del perro al núcleo familiar humano como parte de él y en entornos frecuentemente muy limitantes (piso, escasas salidas, etc…) ha traído un aumento crítico de estas cesiones, con un lógico incremento de los problemas de adaptación. Unos por pautas naturales del perro incompatibles con nosotros, otros porque hay pautas nuestras que alteran y desorientan al perro.

Pero… ¿qué es “conducta inadecuada” (o “indeseable”, o “problema de comportamiento”?). Podemos definir  como “inadecuada” toda aquella pauta de acción constante en su manifestación que muestre nuestro perro, que se repite y se mantiene y, que resulta antisocial para el ENTORNO HUMANO.

Es muy importante tener en cuenta esta visión de inadecuada desde la óptica humana, pues algunas conductas que son problemáticas y han de ser corregidas no suponen patología alguna para el perro y son perfectamente naturales dentro de sus esquemas (por ejemplo la agresión dominante, la micción por marcaje…), o bien son producto de aprendizajes incorrectos (por ejemplo elección de un  lugar para hacer sus necesidades inadecuado). Estos casos no por ser conductas normales dejan de ser conflictivos y deben ser corregidos.

Si tu perro tiene o crees que podría tener alguno de estos problemas, o simplemente necesitas orientación para corregir alguna conducta, no dudes en contactar con Mascotas Mercadal y exponer tu problema de la Conducta no deseada y serás atendido y asesorad@ de la mejor manera posible.